Metodologías de gestión de proyectosTemas

9 Ejemplos de Metodología de un Proyecto, Simplificados

By 23/04/2019 septiembre 12th, 2019 No Comments

La metodología de un proyecto se mantiene en constante evolución, con Agile, Scrum, Kanban, Lean, XP, Waterfall, PRINCE2 y PMBOK, por lo que puede ser confusa. En esta guía de metodologías de gestión de proyectos, haremos que todo sea muy simple de entender.

Hay montones de diferentes metodologías de gestión de proyectos que podrías aplicar a diferentes proyectos, pero saber cuáles son las diferencias entre ellas y cuál es la metodología correcta al momento de precisar cómo hacer un proyecto puede ser complicado.

Lee esta guía para obtener una descripción general de las metodologías de administración de proyectos más utilizadas y piensa cómo puedes aprovecharlas mejor para determinar cómo elaborar un proyecto, los pasos para hacer un proyecto y entregarlo en el mundo de las agencias digitales.

Visión general de los tipos de metodologías de administración de proyectos:

O simplemente descubre:

Introducción a las Metodologías de Gestión de Proyectos

Tratemos de entender qué es una metodología de gestión de proyectos. El concepto de metodología de gestión de proyectos brindado por el PMI es útil: ‘Una metodología es un sistema de prácticas, técnicas, procedimientos y reglas utilizadas por quienes trabajan en una disciplina’, pero una metodología debe estar arraigada en algo más fundamental que dicte por qué eliges hacer las cosas de cierta manera, por lo que sugiero que también debería incluir temas.

Como gerentes de proyectos, hay muchas maneras diferentes de entregar proyectos. En términos generales, estas formas son nuestras metodologías: aplicar diferentes principios, temas, marcos, procesos y estándares para ayudar a estructurar la forma en que entregamos los proyectos.

Project Management Methodologies - Themes - Principles - Processes - Standards

Algunas metodologías de gestión de proyectos simplemente definen principios, como Agile. Otros definen un marco de metodología de ‘pila completa’ de temas, principios, procesos y pasos para elaborar un proyecto, como Prince2. Algunos son una lista extensa de estándares con algún proceso, como PMBOK o XP de PMI y algunos son muy ligeros, y simplemente definen el proceso, como Scrum.

Tal vez sea controversial, en lugar de debatir qué es una metodología y qué no, estoy utilizando la (mala) comprensión amplia de las metodologías de gestión de proyectos para que simplemente signifique los marcos de mejores métodos que combinamos para realizar los proyectos. No creo que una metodología deba ser un ‘sistema’ completo de implementación de pila completa para que se considere como tal.

Es un concepto bueno y útil porque, en realidad, como gestores de proyectos utilizamos una combinación de principios, temas y procesos adaptados para nuestros clientes y proyectos.

Y aclaremos una cosa antes de comenzar, si bien hay muchas metodologías, no existe una metodología de un proyecto que sea ‘correcta’. No existe una metodología única que se adapte a todo, que es la metodología que siempre se debe utilizar para cada proyecto.

En última instancia, la mejor metodología es lo que tiene sentido y es más adecuada para el proyecto, el equipo y el cliente. Primero echemos un vistazo a algunas de las metodologías de gerencia de proyectos más populares y entendamos algunas de las valiosas conclusiones para entregar proyectos en el mundo digital.

¿Cómo Utilizo Realmente Estas Metodologías?

Aprende los fundamentos de la administración de proyectos con una capacitación relevante, práctica y dirigida por expertos. Nuestro curso en línea de administración de proyectos digitales brinda instrucción experta para que puedas liderar equipos felices y entregar proyectos de alto valor en el mundo digital.

MÁS INFORMACIÓN

Metodologías Comunes de Gestión de Proyectos

Metodología Agile: colabora para entregar de forma iterativa cualquier trabajo

Comencemos con la palabra de moda favorita de todos, Agile. La verdad es que Agile no es en realidad una metodología de un proyecto, sino un conjunto de principios para desarrollar software. Los principios se describen en el manifiesto ágil que describe cuatro valores: individuos e interacciones por encima de procesos y herramientas; Software de trabajo por encima de documentación completa; Colaboración del cliente por encima de negociación de contratos; Responder a los cambios por encima de seguir un plan, por lo que ser ágil es más una filosofía y un conjunto de valores y principios a seguir, en lugar de un proceso para aplicar a un proyecto.

Cuando las personas hablan de una metodología ágil de gerencia de proyectos, lo que generalmente describen es un proceso de diseño y construcción flexible e iterativo. Los proyectos ágiles se caracterizan por una serie de tareas que se conciben, ejecutan y adaptan según lo requiera la situación, en lugar de un proceso pre-planificado. Ser ágil ayuda a los equipos a responder a la imprevisibilidad a través de procesos de trabajo incrementales e iterativos.

De la misma manera en que un buen cocinero prueba la comida a medida que la cocina y agrega ingredientes faltantes a medida que avanza, un proceso ágil de gestión de proyectos requiere que los equipos de proyectos pasen por un proceso de planificación, ejecución y evaluación a medida que avanzan.

Agile es diferente de otros métodos de administración de proyectos que generalmente asumen que las cosas que afectan al proyecto son predecibles, por lo que enfatiza la adaptabilidad a situaciones cambiantes, la comunicación adecuada y continua entre el equipo del proyecto y entre ellos y el cliente. Las metodologías ágiles son excelentes para usar en entornos dinámicos donde existe la posibilidad de cambiar requisitos, como el desarrollo de software y juegos.

Como conjunto de principios, Agile es el más grande, y tiende a utilizarse como un término general para sus implementaciones, como Scrum, Extreme Programming (XP), Kanban y Scrumban. En resumen, y para hacer las cosas confusas, Agile no es una metodología de un proyecto o proceso que puedes usar; si estás de acuerdo con los principios, aún necesitas definir los procesos para entregar proyectos.

Más sobre Agile | Herramientas ágiles | Aprendiendo Agile: Entendiendo las metodologías Scrum, XP, Lean y Kanban

Metodología Scrum: permite que un equipo pequeño, multifuncional y autogestionado entregue rápido

Scrum es una metodología de administración de proyectos que propone principios y procesos para mejorar la entrega. Dentro del desarrollo de software, Scrum es uno de las estructuras más populares y sencillas para poner en práctica los principios de Agile.

El objetivo de Scrum es mejorar la comunicación, el trabajo en equipo y la velocidad de desarrollo. Si escuchas a la gente hablar sobre iteraciones, reuniones, trabajos atrasados ??y gráficos, probablemente estén hablando de Scrum, o alguno de sus derivados.

Scrum no es realmente una metodología de gestión de proyectos, sino una estructura para el desarrollo y mantenimiento continuo de productos complejos. Scrum es un enfoque ligero y define un conjunto simple de roles, reuniones y herramientas para entregar de manera eficiente, iterativa e incrementalmente una funcionalidad valiosa y distribuible.

Fundamentalmente, Scrum trata de capacitar a un equipo autogestionado para cumplir y definir roles y responsabilidades para crear una tensión saludable entre entregar lo correcto, de la manera correcta, lo más rápido posible.

Scrum aboga por el uso de un equipo pequeño y multifuncional de hasta 9 personas que trabajan en artículos en una cartera de pedidos (una colección de historias de usuario (requisitos)) que han sido definidos y priorizados por el Propietario del Producto.

El trabajo se divide en “iteraciones”, un ciclo de desarrollo de generalmente de 2 a 4 semanas, durante el cual se llevan a cabo “scrums” (reuniones) diarios donde el equipo informa sobre el progreso y los obstáculos. Al final de cada iteración, el trabajo se revisa en una reunión de demostración de requisitos completados, para determinar, junto con el propietario del producto, si pasa la definición de finalización (DoD).

Scrum es facilitado y atendido por un Facilitador (Scrum Master), que habilita y dirige los scrums, la demostración de los requisitos completados y las revisiones, lo que lleva al equipo de desarrollo a hacer su mejor trabajo, así como a una ‘retrospectiva’ después de cada iteración, para garantizar que el equipo esté en continua mejora y optimización.

Scrum se diseñó originalmente para el desarrollo de software, por lo que si bien hay artefactos ágiles de scrum que se pueden aprovechar, Scrum no encaja perfectamente en el mundo de las agencias, el cual usualmente es más estratégico y creativo. Incluso en los proyectos web de la agencia, los presupuestos fijos, los plazos y el alcance proporcionan una falta de flexibilidad para un equipo de scrum autogestionado, en un proyecto con un principio y un final definidos.

Esto no quiere decir que no funcione en proyectos de desarrollo: los gerentes de proyectos de las agencias pueden actuar como facilitadores y los clientes como propietarios de productos en un equipo híbrido. Pero normalmente es más complicado que eso, con presupuestos y alcance fijos que brindan fuertes restricciones. Es por eso que muchas agencias toman algunos de los conceptos de scrum: equipos pequeños, autoorganizados, multifuncionales, presentaciones diarias, demostraciones de progreso y retrospectivas, y los utilizan en algún tipo de enfoque híbrido.

Más sobre Scrum | Herramientas ágiles | Scrum: una introducción breve y ágil.

Metodología de Kanban: mejora la velocidad y la calidad de la entrega al aumentar la visibilidad del trabajo en progreso y limita la multitarea.

Kanban es una metodología de gestión de proyectos centrada en los principios Lean y un proceso estricto para aumentar la eficiencia. Es similar en muchos aspectos a Scrum: todo busca lanzar los proyectos temprano y, a menudo, con un equipo colaborativo y autogestionado. Pero en comparación con Scrum, Kanban es un cambio más evolutivo, y es un aterrizaje más suave en el mundo de Agile, ya que es menos prescriptivo.

Kanban es ligero en el proceso, es flexible, no tiene roles prescritos y simplemente intenta mejorar el rendimiento aumentando el enfoque del equipo en las cosas realmente importantes. Las prácticas principales son visualizar el flujo de trabajo, limitar el trabajo en progreso, medir el tiempo de entrega, hacer que las políticas de proceso sean explícitas y evaluar continuamente las oportunidades de mejora.

El enfoque de Kanban está en el trabajo que se libera continuamente, más rápido y con mejor calidad. Es ideal para entornos operativos o de mantenimiento donde las prioridades pueden cambiar con frecuencia. Kanban se centra en medir el tiempo de entrega: cuánto tiempo demoras, después de ser informado, en entregar.

Con Kanban, los gestores de proyectos suelen usar notas adhesivas en una ‘pizarra Kanban’ o en una herramienta en línea como Trello a través de un diagrama de Gantt, para representar el flujo de trabajo del equipo, con categorías tan simples como “Tareas pendientes”, “En proceso” y “Hechas”.

Esto visualiza lo que quieres hacer y limita el trabajo en progreso (WIP) para que el flujo de trabajo mejore a medida que mides y optimizas el tiempo promedio para completar los elementos.

También le da al equipo una presentación visual de lo que viene a continuación, lo que facilita la reorganización, la resolución de problemas del proceso y previene que las tareas se estanquen. También les ayuda a ver cómo cualquier nueva tarea puede afectar el trabajo en curso.

Kanban está bien adaptado para trabajos que requieren un rendimiento constante, como producción o soporte y mantenimiento. Dentro del mundo de las agencias, también puede ser una herramienta útil, ya que es más complaciente con los cambios, y a los clientes les gusta cambiar de opinión constantemente. Si Scrum te parece un enfoque demasiado rígido para el desarrollo de un proyecto, pero quieres ser ágil’, Kanban es una alternativa más simple.

Más sobre Kanban | Kanban vs Scrum | Herramientas de Kanban | Kanban: cambio evolutivo exitoso para su tecnología empresarial

La metodología de Scrumban: limita el trabajo en progreso como Kanban con una reunión diaria como Scrum

Scrumban es una metodología de gerencia de proyectos híbrida relativamente nueva que combina un enfoque mixto de scrum y Kanban para la gerencia de proyectos. Toma la flexibilidad de Kanban y agrega parte de la estructura de scrum para crear una nueva forma de administrar proyectos.

En lugar de trabajar en iteraciones con tiempo limitado y potencialmente restrictivas, Scrumban utiliza un principio de planificación a pedido para completar el trabajo acumulado y las tareas son asignadas por el equipo que las realiza, ya que pueden acomodarlas, como en Kanban. Esto significa que el trabajo en progreso es limitado y el equipo de desarrollo se mantiene enfocado en la tarea en cuestión en lugar de preocuparse por la reunión de revisión y por lo que el equipo se comprometió a entregar en la iteración.

Sin embargo, no todo es Kanban: Scrumban conserva el “scrum diario” con revisiones y retrospectivas para mejorar el proceso que solo se usan cuando es necesario. Además, sin la restricción de las iteraciones, la planificación se realiza según sea necesario en lugar de alrededor de una iteración, lo que ahorra tiempo.

Scrumban realmente sólo agrega algo de flexibilidad a Scrum eliminando las iteraciones y permitiendo un enfoque adaptativo a la planificación. O podrías verlo también como añadir una estructura muy necesaria a Kanban con reuniones que pueden ayudar con la colaboración y la optimización del proceso.

Scrumban puede ser bueno para el desarrollo de proyectos o productos donde hay una visión poco clara, donde hay requisitos en evolución o no hay una hoja de ruta clara y si el proceso necesita incluir trabajo de soporte y mantenimiento en el proceso.

Más sobre Scrumban | Herramientas Scrumban | La evolución de Scrumban [R]: sacar el máximo provecho de Agile, Scrum y Lean Kanban

Metodología Lean: racionaliza y elimina lo innecesario para entregar más con menos

Lean es una metodología de gestión de proyectos centrada en el tema de la eficiencia. Podría decirse que es “el Padrino de Agile” – Lean se trata de hacer más con menos. Comienza por identificar el valor y luego lo maximiza a través de la mejora continua al optimizar el flujo de valor y eliminar lo innecesario.

Es un tema con principios, en lugar de una metodología de un proyecto que dicta procesos y cosas que hacer. Sugiere que puede hacer más con menos abordando las tres disfunciones que generan desperdicios; Muda, Mura y Muri, también conocidos como las 3Ms.

  • Muda se trata de erradicar el proceso de eliminación de desperdicios o cualquier cosa que, en última instancia, no agregue valor al cliente. En el mundo digital, esto podría ser eliminar las rondas de revisiones.
  • Mura se trata de eliminar variaciones: eliminar la sobrecarga que crean las variaciones en el proceso estándar. Para nosotros, esto podría significar la estandarización de informes y procesos de aprobación.
  • Muri trata de eliminar la sobrecarga: la capacidad óptima es trabajar al 60-70%; Más que eso, y todo se ralentiza. Podríamos aplicar esto para minimizar la cantidad de proyectos que intentamos ejecutar a través de la agencia.

Lean se enfoca en cambiar la forma en que operamos para concentrarnos en la entrega de valor. Se trata de cambiar el enfoque de la optimización de tecnologías separadas, activos y departamentos verticales a la optimización de los proyectos de flujo a través de flujos de valor completos que fluyen horizontalmente a través de tecnologías, activos y departamentos para los clientes.

Lean puede ser una mentalidad útil a adoptar cuando revises el proceso de entrega de tu proyecto: piensa cómo puedes volver a desviar el proceso de tu proyecto a lo esencial que ofrece valor y eliminar las cosas que son solo pelusas, o la forma en que siempre lo has hecho – y estarás pensando en Lean.

Más sobre Lean | Ejecutar Lean: Iterar de un Plan A a un Plan Que Funcione

XP – Metodología de programación extrema: realiza el desarrollo de manera robusta para garantizar la calidad

Extreme Programming (XP) es una metodología de administración de proyectos de desarrollo de software que define valores y procesos para mejorar la calidad del software y garantizar la capacidad de respuesta a la evolución requerimientos del cliente. Los valores o principios son muy similares a scrum, en torno a la simplicidad, la comunicación, la retroalimentación, el respeto y el coraje.

Donde realmente se desvía de Scrum es en la definición de reglas o procesos prescriptivos. Algunos de estos son similares a Scrum, pero existen reglas en torno a las prácticas técnicas relacionadas con el diseño, la codificación y las pruebas que lo hacen específico para proyectos de desarrollo. Estas reglas incluyen hacer obligatorio; Incluir historias de usuario, desarrollo impulsado por pruebas (TDD), programación de pares e integración continua, entre muchos otros.

Más sobre programación extrema | Herramientas de programación extremas | Guía de bolsillo de programación extrema

Metodología de Waterfall: la planificación completa de proyectos, luego la ejecución a través de las fases

Waterfall, a menudo denominada “Ciclo de Vida del Desarrollo de Software” (SDLC, por sus siglas en inglés) es una metodología de gestión de proyectos con un enfoque muy simple que valora la planificación sólida, hacer las cosas una vez y hacerlas bien, en lugar del enfoque ágil de la entrega incremental e iterativa. Es fácil de entender, pues simplemente haces un buen plan y lo ejecutas.

El administrador del proyecto tiende a estar a cargo, y el trabajo se planifica ampliamente por adelantado y luego se ejecuta, en estricta secuencia, cumpliendo con los requisitos, para entregar el proyecto en un solo ciclo, generalmente muy largo.

Los requisitos se definen en su totalidad al principio, en la parte superior de la cascada, antes de comenzar cualquier trabajo. El trabajo luego cae en cascada, como el agua en una cascada a través de las fases del proyecto. En un modelo de Waterfall, cada fase debe completarse antes de que la siguiente pueda comenzar y no haya superposición en las fases. Normalmente, en un enfoque de Waterfall, el resultado de una fase actúa como entrada para la siguiente fase de forma secuencial.

Una vez que se aprueba el plan, hay poco margen para adaptarlo -a menos que sea absolutamente necesario-, y los cambios que son necesarios generalmente requieren de solicitudes. El proyecto luego fluye a través del proceso desde los requisitos, hasta el diseño, la implementación, las pruebas y el mantenimiento.

Debido al enfoque de ciclo único, en un proyecto de Waterfall, hay poco margen para reflejar, revisar y adaptar una vez que haya completado algo. Una vez que estás en la etapa de prueba, es muy difícil regresar y cambiar algo que no estaba bien diseñado en la etapa de concepto. Tampoco hay nada que mostrar al cliente a medida que avanzas. Completas el proyecto con una gran fanfarria y rezas para que al cliente le guste. Eso es muy arriesgado.

Waterfall generalmente es visto con cierto desdén dentro de las agencias como un enfoque de gestión de proyectos tradicional, ineficiente y obsoleto. Pero Waterfall puede ser un enfoque útil y predecible dependiendo de la naturaleza del proyecto: si los requisitos son fijos, están bien documentados y son claros, la tecnología se entiende y está madura, el proyecto es corto y no se gana ningún valor adicional al “ser ágil”. Un enfoque de Waterfall en realidad puede proporcionar un resultado final más predecible para el presupuesto, el calendario y el alcance.

Más sobre Waterfall | Herramientas de gestión de proyectos en Waterfall | El administrador de proyectos de TI: cómo gestionar los proyectos en Waterfall

Metodología PRINCE2: gestión de proyectos controlada que no deja nada al azar

PRINCE2 es una metodología de gestión de proyectos en cascada de “pila completa” que incluye principios, temas y procesos. Fue creada por el gobierno del Reino Unido en 1996 originalmente para proyectos de TI. “PRINCE” significa “Proyectos en entornos controlados”. Es una metodología muy orientada a los procesos, que divide los proyectos en múltiples etapas, cada una con sus propios planes y procesos a seguir. La metodología define entradas y salidas para cada etapa de un proyecto para que nada quede al azar.

El sistema enfatiza la justificación del curso realizado por una empresa, por lo que el primer paso es identificar una necesidad clara para el proyecto, quién es el cliente al que va dirigido, si existen beneficios realistas y una evaluación de costos exhaustiva. Una junta de proyecto es propietaria del proyecto y es responsable de su éxito. Esta junta define las estructuras para el equipo, mientras que el gerente de proyecto supervisa las actividades diarias de nivel inferior. Esta metodología se basa en ocho procesos de alto nivel y brinda a los equipos un mayor control de los recursos y la capacidad de reducir el riesgo de manera efectiva.

Como metodología de un proyecto, es increíblemente exhaustiva: es una estructura excelente para ejecutar proyectos empresariales grandes y predecibles. Aclara lo que se entregará, asegura un enfoque en la viabilidad del proyecto, define claramente los roles y responsabilidades, las partes de un proyecto, respalda la gestión por excepción (posiblemente un principio ágil) y de manera similar a PMBOK, proporciona un vocabulario común que podemos aplicar a otras metodologías. Por otro lado, mientras que los principios y los temas son excelentes, el proceso puede hacer que sea laborioso y oneroso para proyectos pequeños.

PRINCE2 está diseñado para proyectos de TI a gran escala, por lo que nunca funcionaría en una agencia como una metodología de gestión de proyectos. Sin embargo, el énfasis en desarrollar un buen modelo comercial con KPI’s y el valor ganado, roles y responsabilidades claras, administrar cambios y riesgos es útil cuando consideramos administrar proyectos para nuestros clientes.

Más sobre PRINCE2 | Herramientas de PRINCE2 | Gestión de proyectos exitosos con PRINCE2

Metodología PMBOK del PMI: aplicación de estándares universales a la gestión de proyectos en cascada

La metodología de gerencia de proyectos del PMI (Project Management Institute) no es realmente una metodología, sino un conjunto de estándares que se refieren a los cinco pasos para realizar un proyecto, que describen su Project Management Body of Knowledge (PMBOK). Estos son iniciar, planear, ejecutar, controlar y cerrar.

Esto no es tanto una metodología de un proyecto como un marco de estándares, convenciones, procesos, mejores métodos, terminologías y pautas que se aceptan como estándares dentro de la industria de la administración de proyectos. Contiene muchos procesos y técnicas de administración de proyectos para evaluar o completar la forma en que ejecutas tus proyectos o la metodología que utilizas.

Es, por lo tanto, más teórico, una guía de referencia, en la que puedes verificar que, aunque popular en TI, realmente no va bien en el mundo de las agencias. Realmente no puedes ejecutar un proyecto PMI o PMBOK, pero puedes aprovechar los estándares para crear un lenguaje universal y los mejores métodos para un proyecto. Al comparar con PRINCE2, posiblemente podrías pensar que PMBOK y PRINCE2 de PMI son complementarios entre sí en lugar de dos enfoques de cascada diferentes o separados.

Más sobre PMI | Una guía para el conocimiento de la gestión de proyectos

Esta no es, de ningún modo, una lista exhaustiva de metodologías de gestión de proyectos. Existen metodologías como el Método Crystal, en el que los procesos del proyecto reciben una prioridad baja, mientras que se enfatiza en la comunicación del equipo, las habilidades de los miembros del equipo, las personas y la interacción; o la metodología del Marco Adaptativo, en la que el alcance del proyecto es variable, pero el tiempo y el costo son constantes, lo que hace posible ajustar el alcance del proyecto durante la ejecución para obtener el máximo valor de negocio del proyecto. Otros como PRiSM, Critical Path, PERT y muchos más existen, pero no son tan relevantes para el mundo de la gestión de proyectos en las agencias.

Cómo Elegir la Metodología de Gestión de Proyectos Correcta

Elegir la metodología de gestión de proyectos correcta es importante porque define cómo trabajaremos. Las metodologías de gestión de proyectos proporcionan las estructuras que pueden guiarnos hacia el éxito o fracaso de un proyecto.

Entonces, al decidir qué metodología de gestión de proyectos usar en un proyecto, debemos considerar la simplicidad o complejidad del proyecto, el cliente, nuestros recursos disponibles y las restricciones del proyecto (incluido el apetito por el cambio y el riesgo), el calendario, las herramientas y la gente.

Cuando se trata de metodologías de gestión de proyectos, no existe una talla única que funcione para todos los tipos de empresas, tamaños o industrias. Ya sea que estés trabajando en un entorno dinámico donde haya apetito por la evolución y el cambio, y adoptes una metodología ágil, o si estás trabajando con requisitos muy fijos y rígidos, cronograma y presupuesto y, por lo tanto, adoptas un enfoque de cascada, cada metodología de gestión de proyectos tiene sus propias fortalezas y debilidades.

En última instancia, la metodología elegida debe analizarse en función de tu capacidad para entregar el mayor valor al cliente, con el menor impacto en quienes la entregan, qué tan bien cumple con los objetivos y valores de la organización, las limitaciones con las que el equipo del proyecto tiene que lidiar, las necesidades de los interesados, los riesgos involucrados, el tamaño y las partes de un proyecto, el costo y, por supuesto, la complejidad del proyecto.

¿Cuál Es La Mejor Metodología Para Agencias Digitales?

La respuesta corta es: depende. No hay correcto o incorrecto, depende de tu cliente, tu equipo y el proyecto.

Dicho esto, casi universalmente, en una agencia, poner tu cabeza sobre el parapeto y sugerir que Waterfall podría ser un buen enfoque para un proyecto equivale a poner los reflectores encima de ti. Waterfall es algo que ningún cliente o equipo quiere escuchar: todos queremos que se nos vea como vanguardistas, y Waterfall definitivamente no demuestra eso.

No solo no es fresco, sino que es un desafío porque requiere una planificación inicial pesada antes de que se realice cualquier trabajo de generación de valor. La planificación es a veces necesaria porque los clientes necesitan aprobar un costo, un cronograma y un alcance. Pero los clientes generalmente son reacios a pagar por la planificación e incluso si lo hacen, ¿qué sucede si tu planeación de un proyecto no está a la altura?

En verdad, en el mundo digital, luchamos regularmente con estimaciones precisas. Usualmente estamos trabajando con nuevas tecnologías, en proyectos vagos. Entonces, a menos que estés realizando el mismo tipo de proyectos una y otra vez, tan pronto como comiences tu proyecto, tu plan probablemente esté desactualizado. Entonces, mientras que a los clientes les gusta la previsibilidad de los resultados, el presupuesto y el cronograma, un enfoque en cascada es inherentemente inflexible.

Entonces, ¿qué pasa con alguna variación de Agile?

Entre las agencias y los clientes, tiende a haber una comprensión bastante fluida de Agile. Agile es alabado en gran medida por “no ser Waterfall” y se entiende erróneamente que significa hacer más, con menos, más rápido y más barato que nunca. ¿Quién no querría todo eso?

Los clientes tienden a amar la idea de Agile debido a su aparente flexibilidad para hacer pivotar un proyecto y ofrecerles más oportunidades para proporcionar retroalimentación o cambiar de opinión continuamente a lo largo del proyecto.

Regularmente piensan que significa que harán más trabajo por menos o que en realidad nunca tendrán que tomar una decisión final sobre nada porque pueden cambiar de opinión sobre lo que quieren, incluso a último minuto.

Eso es cierto, pero eso no es todo.

El problema y el resto de la historia es que ese nivel de flexibilidad es costoso; sí, puedes cambiar de opinión, pero consume tiempo y el tiempo cuesta dinero.

Otro desafío es que para ser exitosos y verdaderamente ágiles, los clientes deben estar disponibles y tener la capacidad de tomar decisiones (lo cual es raro en organizaciones jerárquicas y orientadas a la junta directiva), y proporcionar retroalimentación y priorización continuas sobre la marcha para mantener el proyecto en movimiento. Eso, frecuentemente, es muy complicado.

En muchos sentidos, todo se reduce a la confianza. ¿Los clientes realmente confían en la agencia para entregar valor y están dispuestos a pagar por el fracaso en el camino hacia el éxito? Fundamentalmente, las agencias quieren que se les pague por el trabajo que hacen, y los clientes quieren que las agencias hagan su mejor trabajo, por primera vez. Tiene que haber algún punto de encuentro.

Hacer más por menos y eliminar lo innecesario es un gran principio de Lean, pero el desafío con ese enfoque es con la relación cliente-agencia; una gran cantidad de desperdicio es causada por los clientes y sin un cliente verdaderamente integrado, con un poder real de toma de decisiones, y mucha confianza mutua, ninguna metodología de proyecto ágil puede arreglar eso.

Pero donde hay confianza mutua y disposición para experimentar, pueden crearse las condiciones adecuadas para ‘hacer magia’. La verdad es que ágil puede ser mejor, pero no es barato ni fácil.

Agile podría significar aplicar una gama completa de enfoques diferentes, desde Scrum a XP: el mejor enfoque es elegir cuál es el adecuado para ti y tu equipo, para ofrecer el mayor valor.

Es necesario que nuestros clientes tengan la madurez para comprender que no podemos definir exactamente qué obtendrán, o cuándo, pero con una confianza saludable, trabajaremos juntos para ofrecer lo mejor que podamos.

Obtén Capacitación Relevante, Práctica y Dirigida Por Expertos

Mira esta descripción general de nuestro próximo curso de gestión de proyectos digitales: obtén instrucción de expertos para liderar equipos felices y entregar proyectos de alto valor en el mundo digital.

En Conclusión

Elegir la metodología de un proyecto más adecuada puede ser complicado. Depende de tantas variables, muchas de las cuales están fuera de nuestro control.

Pero lo que realmente importa es mirar más allá de la “guerra territorial” entre las metodologías de la industria. Las metodologías de gestión de proyectos son solo herramientas para ayudarnos a entregar proyectos. Realmente no vale la pena discutir sobre los detalles de cada una; en lugar de eso, deberíamos centrarnos en el panorama general. Ya sea Kanban, Waterfall o algún otro método, en realidad no importa.

Lo que importa es el compromiso de hacer un trabajo de calidad, que satisfaga las necesidades de los usuarios y ofrezca un gran valor a nuestros clientes.

La mejor metodología de un proyecto es aquella que mejora continua y orgánicamente, se adapta y, a través de una colaboración sólida, aumenta el valor de la producción, por lo que la suma es mucho mayor que las partes.

Es una metodología que sorprende y deleita al cliente al entregar valor con frecuencia y hacerlo bien. Y para hacer esto, debes ser pragmático, en lugar de dogmático acerca de la metodología que utilizas.

¿Qué Opinas?

¿Cómo eliges tu metodología de un proyecto? ¿Hay alguna metodología que prefieras sobre otras? Si es así, ¿por qué? Por favor, compártelo en los comentarios.

Ben Aston

Ben Aston

Soy Ben Aston, gerente de proyectos digitales. He estado en la industria durante más de 10 años trabajando en el Reino Unido en las principales agencias digitales de Londres, incluidas Dare, Wunderman, Lowe y DDB. He entregado de todo, desde videos virales a CMS, juegos flash, anuncios publicitarios y eCRM a sitios de comercio electrónico. He tenido la suerte de trabajar en una amplia gama de grandes clientes; marcas automotrices como Land Rover, Volkswagen y Honda; Empresas de servicios públicos como BT, British Gas y Exxon, y de bienes de consumo como Unilever, así como también marcas de productos electrónicos, como por ejemplo Sony.

Deja un comentario